La Sacristía

Siglo XVI

Entrada a la sacristía primitiva desde el crucero

Fuente en la sacristía


Siglo XVIII

Bóveda de la sacristía

Lateral de la sacristía


Lateral de la sacristía

Altar de la sacristía


Detalle de uno de los "escaparates" del bargueño de la sacristía. La huida a Egipto, de Fray Eugenio Gutiérrez De Torices. Año 1696

Fray Eugenio Gutiérrez De Torices. 1634 – 1709. Fue religioso de la Orden de Nuestra Señora de la Merced Descalza (OMD) y uno de los más grandes escultores en cera de su tiempo. Después de ocupar diversos cargos en su Orden religiosa, se dedicó al arte del dibujo y posteriormente a la escultura, realizando algunas obras, religiosas, de pequeño tamaño. Comenzó realizando flores de cera y llegó a presentárselas  al rey Felipe IV, que las apreció mucho. Finalmente, se centró en la creación de esculturas en cera pintadas creando composiciones completas que llamaba “escaparates”. Destacan un escaparate de la Aparición de la Santísima Virgen de la Merced a san Pedro Nolasco, al rey Jaime I y al confesor de ambos, san Raimundo de Peñafort, que se conservó en la sacristía del Palacio Real de Madrid. Otro escaparate en que aparece  san Jerónimo, pasó al camarín de reliquias del real monasterio de San Lorenzo de El Escorial y otra composición del apóstol San Matías estuvo en el convento de la Merced de Madrid. En el convento de El Espinar hubo otra composición más que posiblemente sea la que hoy se encuentra en la sacristía de la iglesia de la iglesia.

Vista aérea del tejado de la sacristía del siglo XVIII